semiotica y comunicologia el - www.cayena.herobo.com

www.cayena.herobo.com
noticias informacion diario informacion diaria entrevistas problematica cnn

         

 


semiotica y comunicologia el

 

 





Descripcion:
Resumen.- La Semitica tiene muchas historias, reconstrucciones, problemas y rutas posibles. La intencin de este trabajo es compartir una de esas rutas, la ruta que ha seguido la Semitica en el marco de un programa cientfico sobre comunicacin, en el marco del programa de la Comunicologa posible. Lo que se muestra no es, por tanto, una investigacin terminada, sino el desarrollo de una investigacin en proceso que tiene al centro de su reflexin a la Semitica, al campo de estudio de la comunicacin y al programa de la Comunicologa. De esta forma, el trabajo se encuentra organizado en cuatro secciones, las cuales corresponden a etapas o periodos del proceso de investigacin. Por lo tanto, la primera seccin centra su atencin en los problemas y lmites de la reconstruccin de la historia del pensamiento semitico independiente del estudio de la comunicacin. La segunda seccin centra su atencin en la relacin/interseccin entre la Semitica y el estudio de la comunicacin, lo que funciona al mismo tiempo como antecedente inmediato de la tercera seccin, centrada en las implicaciones de pensar semiticamente al objeto comunicacin y a su estudio. Finalmente, la cuarta seccin explora las rutas posibles para un dilogo entre Semitica y Comunicologa, y plantea al mismo tiempo algunos problemas a resolver en el futuro inmediato. Como se puede observar, el trabajo da cuenta de un proceso de investigacin an en curso.

Estamos cerca de llegar a la primera dcada del siglo XXI y an seguimos mareados despus del paso tan violento que tuvo el proceso cientfico del siglo XX en todos los espacios acadmicos, de investigacin y en la vida social. Parte del mareo se debe a la velocidad de los cambios y a la incapacidad del ser humano de procesarlos de forma simultnea, parte es debido al desconocimiento de ese movimiento y a la comodidad de vivir mejor en el espacio seguro de una dcada histrica, en el recuerdo de la estabilidad del pensamiento, pero quiz un elemento central de ese malestar sea la cada vez ms evidente necesidad de pensar el mundo que nos rodea desde puntos de vista diferentes, desde posiciones que nos permitan observar la complejidad de nuestro mundo actual para poder actuar en l. Sin embargo, lo que la historia nos ha enseado es que las propuestas que inauguran espacios de reflexin, que presentan objetos de estudio novedosos, que integran ms de una disciplina para problematizar la realidad biolgica y social o que se plantean como puntos de vista cosmolgicos emergentes; al principio sean vistas con recelo, con duda y, en ms de una ocasin, como una prdida de tiempo. Pero si bien algunas de esas crticas han resultado correctas, muchas otras han sido desafiadas por la abrumadora evidencia de la utilidad de sus principios, es decir, es la evidencia del movimiento del pensamiento cientfico en donde algunos principios permanecen pero muchos otros se niegan, se completan o se rebasan (Piaget y Garca 2004; Khun, 2006; Chalmers, 1982). As, varias de las ciencias y disciplinas cientficas transitaron por el siglo XX, pero a muchas otras les ha tocado emerger en este periodo, confrontar la norma y cuestionar lo establecido

A principios del siglo XX se comienzan a configurar los estudios de comunicacin en EE. UU. y posteriormente se extendi la importancia de su reflexin a todo el mundo. Pero desde entonces es mucho lo que ha pasado. Se han propuesto recuentos de su propia historia, principios tericos sobre su naturaleza, se la ha conceptualizado como proceso, como elemento de organizacin de lo social, como principio de la complejidad y de los procesos cognitivos o como un espacio disciplinar. El movimiento ms reciente ha sido su institucionalizacin, su incorporacin como oferta acadmica en la vida social, un paso que para algunos ha sido el ms costoso, pero no obstante las contrariedades de su existencia, es posible nombrar genricamente un campo acadmico que articula algunas de las principales reflexiones sobre su naturaleza. Casi desde sus inicios, la centralidad de la reflexin sobre la comunicacin ha ido acompaada por los medios de comunicacin, el gran objeto de investigacin, pero esta centralidad junto con su proceso de institucionalizacin han tenido un fuerte impacto en lo que a sus principios constructivos se refiere. Esto es a lo que John Durham Peters ha llamado la pobreza intelectual en la investigacin de la comunicacin, al argumentar que los debates sobre comunicacin tambin tienen una etiologa ms especfica que tiene que ver, en buena medida, con los intentos paradjicos de crear una entidad institucional particular (un campo acadmico) fuera de una entidad intelectual universal (comunicacin). En el cruce entre la institucin y el intelecto, el segundo histricamente ha perdido (Peters, 1986:528). Si bien la consideracin de Peters mueve la discusin hacia el binomio conocimiento-institucionalizacin, lo importante a reconocer es que hasta ahora no hay una forma de entender al objeto comunicacin y a su estudio, como tampoco al nivel cientfico de su organizacin.

como una figura clave en este movimiento hacia la institucionalizacin (por lo menos en EE.UU.), pero tambin hacia la pobreza intelectual, pues la coartada no era la fundamentacin de un espacio cientfico autnomo, sino la institucionalizacin de un espacio de reflexin compartido. Es tambin en este momento cuando aparece la metfora del modelo matemtico de la informacin de Claude Shannon (1948) extendida como principio constructivo, como teora de la comunicacin. El movimiento posterior es la relacin de ese espacio institucional con una gran variedad de disciplinas cientficas (aunque casi siempre a la sombra de la Sociologa, una de las fuentes ms importantes del pensamiento en comunicacin) como la Filosofa, la Biologa, la Ciberntica, la Semitica, la Economa Poltica, etctera. Lo anterior sugiere que, auque no se encuentre articulado o claramente reconocible, es posible hablar de un campo acadmico institucionalizado. Por ejemplo, para Enrique Snchez, la comunicacin no es una ciencia. Es un objeto de estudio. Tampoco es una disciplina, por lo menos en el sentido fuerte que denota sinonimia de disciplina con ciencia, aunque incluye los dominios humansticos (2002: 26). Pero quiz habra que hacer un matiz sumamente importante que el mismo Snchez hace, dado que, si bien no hay disciplina, s hay campo en un sentido ms sociolgico que epistemolgico, es decir, que existen objetos de estudio y una comunidad que se interesa sistemticamente por ellos. Por lo anterior sugiere que algunos temas de suma importancia para la agenda actual debiesen ser la continuacin de una discusin fundamentada sobre el estatuto epistemolgico de las llamadas ciencias de la comunicacin, sobre su estatuto disciplinar, su relacin con otros dominios cientficos, etc. (Snchez, 2002:27). Entonces hay campo pero no ciencia.

El problema de la pronta institucionalizacin del campo de la comunicacin ha tenido como una de sus consecuencias ms serias la poca reflexin sobre sus principios epistemolgicos, sus conceptos constructivos, su propia genealoga histrica o sobre la validez de los principios tericos que supone se encuentran en la base de su prctica de investigacin y reflexin. La cuestin es que la crtica a esos principios constructivos o a la inexistencia de ellos causa mucho malestar, sobre todo porque la prctica de investigacin cotidiana, con los medios al centro de la discusin, sugiere no haber requerido de un examen semejante. Es, por tanto, en este contexto donde nace a principios del siglo XXI una propuesta constructiva de una ciencia de la comunicacin, un nuevo tipo de malestar tanto para la comunidad acadmica como apara aquellos que caminan paso a paso al lado de las incertidumbres, problemas y rutas posibles de una propuesta cientfica emergente. La idea de base es que la ciencia de la comunicacin, la Comunicologa, es posible, pero no necesaria.

El caso es que en varias generaciones de trabajo acadmico sobre la comunicacin, tenemos brotes de estudios comunicolgicos, algunos ensayos de prospectiva y evaluacin, una serie de nombres para una historia por escribir, pero no un campo acadmico con un nombre que lo ponga en forma, comunicologa. Y este es el punto. Ante la abundancia del material por organizar, la multiplicacin de propuestas, y la aparente diversidad de apuntes sobre algo llamado comunicacin, tal vez es el momento de intentar una sistematizacin, un ajuste formal de conjunto, para proponer un programa de construccin de una comunicologa posible (Galindo, 2005b:28).

El programa de sistematizacin comunicolgica ha seguido y sigue varias rutas. En la primera etapa se trataba de un trabajo con descriptores conceptuales de contenido sobre la bibliografa asociada a la comunicacin y de este asunto ya se tiene un primer resultado (Galindo, Karam y Rizo, 2005)

. De esta primera aproximacin fue posible identificar lneas de desarrollo conceptual y matrices conceptuales para formular desde ah una hiptesis sobre las fuentes histricas-cientficas

. El segundo gran movimiento fue la profundizacin en cada una de esas fuentes histricas y cientficas, trabajo del que igualmente se tienen algunos resultados preliminares , pero del que an quedan muchas cosas por decir. Y de eso es precisamente de lo que nos ocuparemos en las siguientes lneas, de profundizar nicamente en una de esas fuentes: en la fuente Semitica. Lo importante aqu a resaltar es lo que ha sucedido en la relacin entre el estudio de la comunicacin y la semitica y los retos que enfrenta no slo el propio estudio de la comunicacin, sino la Comunicologa en su intento de constituirse como punto de vista especfico, como mirada cosmolgica. Lo que se apunta hacia el futuro es un gran reto, la contraposicin con un punto de vista con aspiraciones similares y bajo conceptualizaciones similares. El movimiento contemporneo de la Semitica ha colocado al centro de su propia conceptualizacin a la semiosis, los signos y a la comunicacin. El reto de la comunicologa ser formular un punto de vista que no sea redundante con el de la semitica o con el de cualquier otra fuente histrica y cientfica.

Por lo tanto, lo que las siguientes lneas intentan mostrar no es una exposicin detallada de la semitica, sus principios, sus autores o su mapa conceptual (aunque s se presentan algunos elementos), sino de contar brevemente la historia y el desarrollo de la propia Semitica, primero como fuente independiente de la comunicacin y, despus, en su relacin con el campo de estudio de la comunicacin. En segundo lugar nos interesa resaltar la importancia del pensamiento semitico de la comunicacin y, finalmente, los retos que la propia semitica le presenta a un proyecto cientfico sobre la comunicacin. Cmo se puede ver, la intencin es relatar de manera breve una forma de trabajo y exploracin y, al mismo tiempo, compartir con la comunidad acadmica en general las rutas, los problemas y las preguntas que an quedan por resolver. De esta manera, los elementos antes descritos corresponden al contenido de las tres secciones subsiguientes y representan al mismo tiempo el itinerario del recorrido de las lneas que siguen a continuacin.

Una primera tarea implic recuperar y reconstruir la historia de la semitica en su vida acadmica, independiente de la comunicacin y su campo acadmico. Lo importante era identificar los textos, los autores bsicos, los conceptos y los juicios fundamentales, en sntesis, el mapa conceptual de la fuente. El movimiento posterior consisti en vincular el espacio de la fuente en particular con el pensamiento en comunicacin, aqu el nfasis era la historia de la fuente dentro del campo acadmico de la comunicacin, apoyada en los textos y los autores bsicos, as como el mapa conceptual correspondiente de la fuente en el espacio acadmico de la comunicacin. De este proceso ya se tiene un primer apunte y es de lo que daremos cuenta brevemente en esta seccin.

El primer problema que surgi fue la necesidad de tomar una posicin frente a un recuento histrico determinado, dado que el propio recuento sugera de entrada una posicin epistemolgica frente al pensamiento semitico y perfilaba una forma de relacin especfica con el estudio de la comunicacin. El punto aqu son las formas o tipos de reconstrucciones que el propio espacio semitico ha sugerido. Por ejemplo, existe un tipo de reconstrucciones que se pueden denominar extensas, dado que implican largos espacios temporales, adems de tener un fuerte nfasis en la historia del signo ms que en la historia de la semitica propiamente (Deely, 2006 y 1990; Beuchot, 2004; Santaella, 1992). Un segundo tipo de reconstruccin est basada en autores o en una progresin cronolgica (Marafioti, 2004;Zecchetto, 2003 y 2005; Beuchot, 2005 y 2001; Prez, 2000; Rantala, 1992) y, en un tercer grupo podramos hablar de reconstrucciones temticas, es decir, historias cuya reconstruccin persigue un objetivo determinado dentro de alguna disciplina acadmica (Sebeok, 2001; Martinet, 1988; Blasco et al, 1999)

. Lo que cada historia de la semitica deja en claro es que no hay una semitica, sino varias semiticas y que, ms all de la propuesta fundacional hecha por Ferdinad de Saussure y Charles Sanders Peirce a finales del siglo XIX y principios del silgo XX, es mucho lo que ha sucedido. La pregunta por tanto es, qu historia seguir, por qu y para qu?

Segn Veikko Rantala dado que la semitica es heterognea y su mbito muy extenso, es natural que su historia sea larga pero desconectada (Rantala, 1992:8). Lo anterior le impone dos responsabilidades a cualquier reconstruccin histrica que se persiga, primero, la necesidad del establecimiento de un criterio analtico para relacionar lo disperso y, segundo, un objetivo de la reconstruccin. En nuestro caso en particular, el criterio analtico fueron los conceptos (un nivel epistemolgico), dado que el objetivo era reconocer no progresiones temporales, sino matrices conceptuales, mapas genealgicos. De esta forma, ni lo temporal o lo geogrfico fueron determinantes en la unin de lo disperso, sino las relaciones conceptuales entre los autores. Si bien no es nuestra intencin profundizar en cada uno de ellos, es importante hacer mencin de algunas nociones generales. As, desde nuestro punto de vista, la semitica nace a finales del siglo XIX y principios del siglo XX bajo dos contextos sociohistricos y disciplinares diferentes. Generalmente se reconoce dicho nacimiento a las propuestas hechas por el suizo Monging Ferdinad de Saussure (1857-1913) en su Curso de lingstica general

(1839-1914). Peirce se form en Fsica, Qumica, Biologa, Astronoma, Geologa, Matemticas y Lgica principalmente, y desde este espacio propuso a la semitica, a la que defini como la doctrina de la naturaleza esencial de las variedades fundamentales de toda posible semiosis, es decir, su propuesta parte de un pensamiento lgico-filosfico. Por su parte, Saussure tena una formacin bsicamente en Lingstica y es desde esta disciplina que propone a la semiologa, una ciencia que se encargara del estudio de los signos en el seno de la vida social y la cual formara parte de la psicologa social y por consiguiente de la psicologa en general. Ambos autores no slo propusieron nombres diferentes, sino responsabilidades y puntos de vista diferentes.

Lo que tenemos con la genealoga que sigue a Saussure es la aplicacin de su programa lingstico a objetos de carcter no lingstico, es decir, la aplicacin de su propuesta a cualquier tipo de sistemas de signos. Por su parte, Peirce desarrolla su pensamiento en Estados Unidos bajo la influencia del Pragmatismo y en relacin con William James y John Dewey. Sin embargo, pese a que la semitica puede ser rastreada hasta finales del siglo XIX no es sino hasta mediados del siglo XX, los aos sesentas y setentas especficamente, que la semitica comienza a tener una fuerte influencia en las ciencias en general. Por otro lado, la lnea que Peirce propuso en Estados Unidos fue ms tarde continuada por Charles Morris (1901-1979) de la Escuela de Chicago, quien recibe fuerte influencia de algunos miembros del positivismo lgico como Rudolf Carnap y del pragmatismo conductista de su maestro George H. Mead. De igual forma, esta misma propuesta fue continuada por Thomas Albert Sebeok (1920-2001), quien de hecho fue alumno de Charles Morris en la Universidad de Chicago y de Roman Jakobson en Nueva York. A diferencia de Morris, el punto de partida de la doctrina de los signos de Sebeok esta fundado en la Biologa. En su obra Signs. An introduction to semiotics, Sebeok sita los sistemas de comunicacin como extendidos a travs de todo el espectro biolgico, desde una clula a un animal o al mismo ser humano, todo, dentro de la estructura de la sistemtica interconexin de los signos. Esta consideracin lo llevar ms tarde a fundar el campo de la zoosemitica y la biosemitica, es decir, la aplicacin de la teora semitica para el estudio de cualquier ser vivo (Sebeok, 2001).

Este primer programa se desarrolla bsicamente en EE. UU. y ms que un mtodo de anlisis, la semitica fue considerada una forma especfica de pensar y analizar el mundo, lo cual la llev a tomar un lugar en el campo de la filosofa y la lgica. Lo que sucedi con el programa de Saussure es algo diferente, no slo se desarrolla en otro continente sino que lo que se sigue es la extensin de la propuesta lingstica para el estudio de los sistemas de signos en general. Posteriormente, en los aos setentas, apareci en Italia un intento de sistematizacin de lo que hasta ese momento se haba desarrollado dentro del campo de la semitica y, recobrando lo dicho por Peirce, Saussure y algunos de los autores de los que ya hemos hecho mencin, Umberto Eco publica en 1976 el Tratado de semitica general en el que, adems del estado actual de los estudios semiticos, se presentaban los retos y oportunidades que la semitica presentaba para el estudio de los diferentes procesos, objetos y actividades culturales. Esta aplicacin trajo dos consecuencia para el campo semitico, primero, la emergencia de un nuevo marco epistemolgico y, segundo, el nacimiento de lo que podemos denominar la semitica de la cultura. Esta misma necesidad de explicar lo social a travs de la semitica ser compartida por Iuri Mijilovich Lotman (1922-1993). Pero esta etapa es clave no slo para el desarrollo epistemolgico de la semitica, sino que es durante este periodo que la semitica cobra visibilidad y se comienzan a explorar seriamente los lmites de su alcance terico, y es, a final de cuentas, el momento en que se le abren las puertas para su incorporacin a las ciencias en general y a las ciencias sociales en particular.

Lo que sucedi despus ya no es tan claro, puesto que la semitica tendi a especializarse y fragmentarse en diversos campos de investigacin. As, hoy podemos hablar de semitica visual, semitica del espacio, semitica musical, biosemitica y una gran cantidad de especializaciones ms. Lo que hay que resaltar es que no es posible hablar de semitica como algo dado, sino que siempre hay que asociarla con un tipo de estudio especfico que permita visualizarla, y quiz uno de esos estudios sea precisamente el de la cultura y sus diferentes manifestaciones. Posteriormente, la semitica se enfrenta a un cuarto modelo epistemolgico que la mueve hacia nuevos caminos en los aos noventas. Este nuevo espacio es producto de la relacin de la semitica con las ciencias cognitivas, con el pensamiento sistmico, con las ciencias de la complejidad, con los estudios culturales y con las matemticas, la biologa y una gran variedad de ciencias, disciplinas y enfoques terico-metodolgicos. Muestra de este nuevo espacio epistemolgico son las obras de Paolo Fabbri (2004), John Deely (1990), A. J. Greimas y J. Fontanille (2002), Dario Martinelli (2007), Mats Bergman (2004),Soren Brier (2006), Terrence W. Deacon (s/f), entre muchos ms. Lo principal es el reconocimiento de que la semitica an tiene deudas pendientes con los programas de los que nace y, ms an, tiene la necesidad de ajustarse para poder incorporar cambios que se estn dando en las ciencias en general, como los apuntados anteriormente.

Dado que la intencin de este trabajo no es profundizar en la historia de la semitica, sino nicamente apuntar el desarrollo de la investigacin que relaciona el pensamiento semitico con el estudio de la comunicacin, lo importante a resaltar son las genealogas reconocidas. La primera de ellas, como ya se ha mencionado, tiene como contexto histrico el pragmatismo estadounidense (James, 1981)

y se configura bajo la propuesta de Peirce, la cual ser continuada y extendida por Charles Morris desde el pragmatismo conductista y por Thomas Sebeok en la biosemitica. En esta genealoga la semitica transita de un pensamiento lgico-formal hacia una forma de configuracin biolgica y social sobre la base de la semiosis y la comunicacin. La segunda genealoga tiene como contexto histrico la lingstica de finales del siglo XIX y se identifica con la propuesta de Ferdinad de Saussure. En esta genealoga es complicado identificar una semitica como tal, dado que lo que prevalece es la aplicacin del modelo lingstico de Saussure en sistemas de signos no lingsticos. En esta genealoga destacan los aportes de Louis Hjelmslev (1899-1965) desde la lingstica comparativa y sus intentos de cientifizar la lingstica, los aportes de Roland Barthes (1915-1980) desde la semitica literaria y de la cultura, y los trabajos de Algirdas-Julien Greimas (1917-1992) en semitica del texto. Esta segunda matriz se encuentra menos articulada que la primera, pero lo que los une es el reconocimiento que cada autor hace sobre la influencia que la lingstica y Saussure tuvo en su trabajo.

La tercera genealoga la encabeza Umberto Eco desde Italia en su intento por integrar las dos propuestas fundacionales, la de Peirce y la de Saussure. Sin embargo, apuntando a la relacin posterior de la semitica con la comunicacin, sus trabajos periodsticos y sus reflexiones sobre los medios masivos de comunicacin, sern centrales no para el desarrollo de la semitica, sino para su relacin con las ciencias sociales en general y con la comunicacin en particular. Finalmente, la cuarta genealoga y la menos explorada, es la que tiene a Iuri Lotman como su principal representante, aunque se reconoce la fuerte influencia de la Escuela de Tartu

en su trabajo. En ambos casos, tanto en Eco como en Lotman, su genealoga posterior no es tan clara, dado que les toca emerger en un momento en el que comienza simultneamente la expansin y generalizacin del pensamiento semitico, su apertura y relacin son otros espacios acadmicos, lo que podra ser considerado como el rasgo caracterstico de la semitica contempornea, su dispersidad. Por lo tanto, las barreras artificiales generadas entre las distintas genealogas

tienden a hacerse borrosas y en algunos casos intiles cuando se trata de observar el movimiento conceptual de cada una de ellas en los crculos acadmicos actuales. Pero no obstante las complicaciones de una lectura del estado actual del pensamiento semitico, lo que las genealogas permitieron identificar fue la forma en que cada una de ellas conceptualiz a la comunicacin.

Aparece entonces un segundo gran problema: la identificacin de la conceptualizacin de la comunicacin en las genealogas semiticas reconocidas. El problema es que la reflexin sobre la comunicacin en la semitica es reciente, de los aos sesentas a la fecha. Lo que aparece antes son conceptos que sugieren un elemento comunicacional o una configuracin comunicolgica, pero no son propuestas explcitas. Este es el caso, por ejemplo, de la propuesta de Peirce, en la que la comunicacin no aparece como concepto o como reflexin central (Bergman, 2004) sino que ha sido una tarea posterior impulsada por la interseccin entre la semitica peirceana y los estudios de comunicacin (Pietarinen, 2003; Bergman, 2000). Sin embargo, en otras genealogas la comunicacin es un elemento central, llegando incluso a proponerse modelos para su conceptualizacin y estudio, como es el caso de Lotman (1996 y 1998), Eco (2000) o Klinkenberg (2006). Lo anterior requiri una segunda segmentacin de acuerdo a la forma en que el elemento comunicacin apareca en cada genealoga, sugiriendo la siguiente clasificacin: a) la identificacin de teoras semiticas que sugeran a la comunicacin o un elemento comunicacional sin ser ste explcito, b) las propuestas donde la comunicacin aparece como elemento explcito, c) las propuestas de teoras de la comunicacin desde la semitica y, d) las propuestas de teoras de la comunicacin desde el propio campo de la comunicacin pero con auditoria de la semitica, es decir, propuestas que podramos denominar propiamente comunicolgicas. Como se puede observar, una cosa es que la comunicacin aparezca slo como palabra y otra muy diferente su aparicin como concepto, es decir, relacionado con otros conceptos bajo un contexto general, formando teoras

. De esta forma, el movimiento contemporneo de la semitica, de acuerdo con las genealogas que hemos planteando, y estableciendo a la comunicacin como elemento de organizacin, se presenta de manera esquemtica en la siguiente tabla.

Biosemitica (Claus Emmeche, Jakob von Uexkll, Thomas Sebeok, Jesper Hoffmeyer, Alexi Sharov, Kalevi Kull, Dario Martinelli), semitica matemtica (Joseph Goguen, Jay Lemke, Dahlstrom and Somayaji), semitica computacional (Peter Bogh Andersen, Burghard Rieger, Joseph Goguen, Phillipe Codognet, Mark Olsen).

Sociosemitica (Michael Halliday, L. S. Vygotsky, Jay Lemke, Paul Thibault, Rodney J. Clarke, E. Landowski), semitica textual (Rossitza Kyheng, Daniel Chandler, Jay Lemke), Semitica musical (David Lidov, Eero Tarasti, Robert Hatten, Rubn Lpez Cano, Nicolas Ruwet, Gino Stefani).

Semitica y media (Daniel Chandler, Thomas Streeter, Al Razutis, Chuck Kleinhans), semitica cultural (Gran Sonesson, Vijayendra Rao, Michael Walton, Peeter Torop, Veerendra P. Lele), semitica visual (Gran Sonesson, Jean-Marie Klinkenberg, Ron Burnett, Jos Luis Caivano).

Los resultados preliminares del estudio de las distintas conceptualizaciones de la comunicacin desde la matriz semitica y sobre las propuestas explcitas de modelos y teoras de la comunicacin de cada genealoga, fue el reconocimiento de la comunicacin como un elemento constructivo general. Para la semitica la comunicacin ha funcionado como un elemento de organizacin de lo biolgico (Sebeok 2001) y de lo social (Vern, 1998; Eco, 2000; Lotman, 1996, 1998 y 2000). Pero tambin ha sido considerada como un elemento de estructuracin de un principio mayor: de la semiosis (Martinelli, 2007) y de la teora semitica general (Deely, 1990; Sebeok, 2001, Klinkenberg, 2006). En un movimiento contemporneo, la comunicacin ha pasado al centro de la reflexin en el espacio semitico

, por lo que la pregunta obligada es, qu ha pasado con la semitica en el campo acadmico de la comunicacin? De esto nos ocuparemos en las siguientes lneas.

En el intento de bosquejar una ruta que nos permita dar respuesta a la pregunta sobre la presencia de la semitica en los estudios de la comunicacin, partimos de entrada con una hiptesis contraria a la que desarrollamos muy brevemente en el punto anterior y que ya hemos desarrollado en otros trabajos (Vidales, 2007a, 2007b, 2006a y 2006b): para el campo acadmico de la comunicacin la semitica es una herramienta metodolgica y no una matriz general de estudio o un punto de vista general, es decir, no es un modo de pensar, sino tan slo una herramienta metodolgica. Podramos decir que parte de la historia del campo acadmico de la comunicacin es su relacin con otros campos conceptuales de los que comienza a importar principios constructores, los cuales van a ser ms tarde principios epistemolgicos. Por lo tanto, parte de esa historia es su relacin con la Semitica.

, sobre todo los que tenan que ver con la concepcin de la cultura de masas, tema que interes e interesa de forma relevante al campo acadmico de la comunicacin. Pero despus no es mucho lo que ha sucedido, pues ha continuado siendo utilizada generalmente como herramienta de anlisis de la comunicacin de masas y es as como se le muestra en algunos de los manuales u obras que plantean las diferentes lneas de estudio que se han generado en el campo acadmico de la comunicacin (Fiske, 1984; McQuail, 2004 y 2002; Wolf, 1987). En Mxico la historia no ha sido muy diferente, dado que la semitica ha tendido a ser reducida a un instrumento metodolgico (Corral, 2003; Lozano, 1996). En este mismo sentido, es de llamar la atencin que en un balance reflexivo sobre la comunicacin en Mxico publicado en 2005, la semitica haya sido presentada precisamente as, como una metodologa en las ciencias sociales (Becerra, 2005). Sin embargo, el problema real no es la instrumentalizacin de la semitica, sino la finalidad de su utilizacin.

El punto es que el campo de la comunicacin ha usado a la semitica no slo como herramienta de anlisis, sino que implcitamente le ha otorgado cierto valor epistemolgico a los conceptos que importa de sta, lo que la ha convertido simultneamente en una forma de justificacin de todo tipo de interpretaciones que se puedan hacer sobre cualquier objeto o proceso comunicativo. La coartada sugiere que, dado que los signos son su objeto de estudio, entonces la semitica permite establecer el significado o sentido de cualquiera de ellos que intervenga en la comunicacin. De esta forma, se abren las puertas de la semitica al campo de la comunicacin y cualquier autor devenido de dicho campo es una fuente epistemolgica posible que brinda no slo un mtodo, sino una lista de conceptos posibles. El campo semitico se reduce entonces, a puntos de vista o enfoques sobre lo comunicativo, lo que lleva a pensar a Felipe Lpez Veneroni, por ejemplo, que en efecto la semiologa y lingstica, como binomios de un mismo propsito, no se nos aparecen como un cuerpo disciplinario autnomo, sino como tcnicas de anlisis especializadas y rigurosas cuya utilidad se extiende al proceso del conocimiento cientfico en general y que, en el caso particular del conocimiento cientfico de lo comunicativo, constituyen un verdadero principio metodolgico que nos abre la posibilidad de poner rigor en la aproximacin a los procesos colectivos de representacin objetiva-expresin simblica sobre los que se construye toda posibilidad de relacin comunicativa (Lpez, 1997:106)

Ms an, de estas primeras reducciones transitamos hacia a un problema epistemolgico mucho mayor que tiene estrecha relacin con la equiparacin de dos mapas conceptuales diferentes, la semitica y la comunicacin enfrentadas. Hasta este punto la diferencia entre la comunicacin como elemento semitico o la semitica como herramienta de anlisis para la comunicacin son claras, sin embargo, ste tipo de consideraciones y las investigaciones posteriores complican la relacin entre ambas al entenderlas como iguales. Por ejemplo, Manuel Corral (2003), al hablar de la ciencia de la comunicacin y la semiologa, considera que responden a la misma realidad, nicamente que representan dos tradiciones diferentes. Entonces parece ser que la semitica y la comunicacin representan un mismo programa de trabajo. Y en este contexto nos preguntamos, puede ser la semitica la matriz de estudio de y para la comunicacin? O, puede ser la comunicacin la matriz de estudio para y de la semitica? Este es, por ahora, un primer lmite de la investigacin.

Por otro lado, una de las oportunidades que aparecen despus de un ejercicio de cartografa conceptual, es la posibilidad de identificar rutas claras dentro del mapa genealgico. As, producto del primer ejercicio mostrado en el aparatado anterior, se hicieron visibles no slo rutas genealgicas, sino sobre todo, construcciones conceptuales. Es posible entonces rastrear y hacer evidente cmo una misma palabra tiene conceptualizaciones diferentes dependiendo de la genealoga a la que pertenezca, como es el caso de la nocin de signo en Peirce y Saussure o de pragmatismo en Peirce y Morris, por ejemplo

. Pero ms importante an es la posibilidad de identificar sistemas conceptuales y no slo conceptos aislados. Derivado de este segundo ejercicio fue posible identificar los conceptos clave de cada autor y rastrear su ruta hacia delante y hacia atrs en el tiempo. Una vez con los mapas conceptuales en las manos fue posible realizar una comparacin preliminar con algunos trabajos realizados en el capo de estudio de la comunicacin que se dicen semiticos o estudios que se plantean como puntos de vista semiticos

. El resultado, en la gran mayora de los casos, fue la imposibilidad de reconocer las matrices conceptuales que cada trabajo propona como marco terico explcito. Se identificaban conceptos pertenecientes a ms de una genealoga y con ms de una forma de ser entendidos, aparecan autores igualmente pertenecientes a genealogas poco relacionadas y todo se mezclaba en una surte de amalgama conceptual. En sntesis, no haba sistemas conceptuales, slo trminos interrelacionados entre s, ms an, lo que fuera que la investigacin tratase de demostrar se hacia al margen de la semitica, entonces qu funcin tena la semitica en esos trabajos? Slo legitimacin?, qu es lo que quedaba una vez eliminado el marco semitico sugerido?, ideologa? Por qu la semitica ha sido tan slo una metodologa en el campo de estudio de la comunicacin y qu efecto ha tenido en el propio campo?

Las preguntas anteriores representan un segundo lmite de la investigacin, sobre todo porque se requiere hacer un estudio ms fino capaz de producir evidencia slida que sustente las hiptesis antes planteadas, pero es un trabajo que ya se encuentra en desarrollo. En sntesis, lo que hemos presentado hasta este punto son slo algunas notas que provienen de una primera fase exploratoria que corresponde a la historia de la Semitica y su relacin con el campo de estudio de la comunicacin, es decir, corresponde a una de las fuentes histricas y cientficas del pensamiento de la comunicacin y a su desarrollo. Lo que sigue despus es una serie de cuestionamientos ya no sobre el por qu de la instrumentalizacin de la Semitica en el campo de estudio de la comunicacin, sino sobre lo que sucedera si la Semitica fuese aplicada como principio constructivo. De esto es de lo que daremos cuenta en el siguiente aparatado.

La idea de la extensin del marco semitico como matriz cientfica general no es nueva, sino que se ha venido planteando desde hace por lo menos dos dcadas atrs e inclusive podramos extenderla hasta los inicios de la propia disciplina semitica, pero lo que quiz si sea nuevo sea la pregunta por su pertinencia y por la forma de su fundamentacin. El punto de partida es el objeto o materia de estudio de la investigacin semitica, el cual no se reduce al estudio de los signos sino a la accin de los signos o semiosis, por lo tanto, la semitica contrasta con la semiosis como el conocimiento contrasta con aquello que es conocido (Deely, 1990:105). Al trasladar el centro de una entidad conceptual (signo) hacia una configuracin de relaciones conceptuales (semiosis), la semitica se expande naturalmente hacia todo aquello que implique relaciones de este tipo. Pero la semiosis, como el complejo sistema conceptual de la semitica, depende de un elemento que la hace pertinente para cualquier ciencia en general, es decir, la interpretacin, pues ningn signo existe si no es interpretado por alguien o por algo. De esta forma, como explica Veikko Rantala, dado que la nocin de interpretacin juega un papel explcito en campos de estudio como la lingstica, la lgica, la filosofa, la teora de la comunicacin, la teora de la informacin, la esttica, la teora literaria y la medicina; la semitica est necesariamente relacionada con todas ellas, pero por otro lado, casi cualquier campo puede ser estudiado desde una perspectiva semitica, dado que casi cualquier cosa puede ser interpretada como un signo (Rantala, 1992:8).

Entre la semiosis y la interpretacin aparece un tercer elemento, la significacin. Para Charles S. Peirce el proceso o la relacin del signo por medio de la cual es atribuido su significado es precisamente la semiosis, es decir, una accin que envuelve la relacin y cooperacin entre tres elementos: el signo, el objeto y el interpretante. Sin embargo, en esta ocasin nuestra intencin no es profundizar en una de las tantas teoras semiticas, sino explorar el por qu de la pertinencia de la semitica como marco epistemolgico para el estudio de cualquier ciencia en general y para el estudio de la comunicacin en particular. Este punto se sintetiza partiendo de las nociones de semiosis, signo, significacin e interpretacin de las que hemos hablado, dado que debajo de todas ellas subyacen preguntas explcitas que la teora semitica plantea para su propia fundamentacin y que pueden ser extendibles para cualquier sistema conceptual o ciencia en particular a partir de su propia historia.

Para el caso concreto de la Semitica, su historia, segn John Deely (1990), ser la historia de los intentos por dar cuenta de aquello que subyace a la semiosis y la hace posible, es decir, el signo, partiendo de una pregunta fundamental, a saber qu es un signo, tal que l hace posible la semiosis? La Semitica es ese intento por explicar tericamente lo que distingue al signo de su entendimiento como tal, de aquellos estudios que lo tienen como objeto. Esta premisa bsica le da forma a un campo de investigacin especfico, al campo semitico. Pero la pregunta es obligada, cmo es o fue este proceso en el campo de estudio de la comunicacin? En este punto vale la pena recobrar una cita del mismo John Deely sobre el campo de investigacin semitica, la cual implica la discusin sobre un marco semitico general, al considerar que el campo de investigaciones llamadas semiticas,

incluye, por derecho, todas las disciplinas tradicionales en virtud de su dependencia en lo que ellas son en cuanto estructuras de significacin tpicamente distintas sobre una red de relaciones sgnicas que las constituyen, pero de hecho, el campo incluye aquellas disciplinas slo en el momento que y hasta el punto de, adems de ser vistas como estructuras de significacin, son vistas y analizadas temticamente en trminos de esta constitucin virtualmente semitica (Deely, 1990:106).

El principio de extensin analtica de la semitica la ha llevado al centro de varias propuestas cientficas y la podran llevar al centro de la propuesta en comunicacin, al centro del programa de la Comunicologa General. Sin embargo, en este punto la complicacin es doble, pues por un lado se puede entender la ausencia de un objeto y su conceptualizacin histrica o, en el lado opuesto, una multiplicidad de objetos histricos. La segunda hiptesis parece ser el caso del campo de la comunicacin. El problema es que la reflexin sobre la comunicacin no es propiedad de los estudios que as se nombran, como la reflexin sobre la significacin y el signo no son propiedad de la semitica, sin embargo, mientras la segunda ha desarrollado un programa cientfico capaz no slo de fundamentar epistemolgicamente su pertinencia cientfica y social, la segunda ha estado casi completamente ocupada en el estudio de un objeto que no necesariamente es comunicativo (los medios de comunicacin) dejando de lado la reflexin sobre su propio objeto y la pertinencia de tal estudio, en sntesis, han dejado de lado la reflexin epistemolgica.

Lo que sucede entonces es que el campo de estudio de la comunicacin recurre a todas aquellas aproximaciones cientfico-discursivas que han tratado al objeto comunicacin sin importar su matriz histrico-conceptual (como las fuentes histricas y cientficas ya planteadas anteriormente). El punto es que, de igual forma, todas esas otras miradas sobre la comunicacin pueden desarrollar su propia semitica o bien, ser ledas semiticamente. Pero el movimiento posterior dentro del campo de investigacin semitica parece confirmar la hiptesis de Jorge Lozano

al establecer como centro reflexivo al objeto comunicacin. Por ejemplo, para Thomas Sebeok, el objeto de la semitica, que es comnmente reconocido, es el intercambio de cualquier mensaje en una palabra, comunicacin. A esto debe al menos ser aadido que la semitica tambin est centralmente preocupada con el estudio de la significacin. Por lo tanto, la semitica es clasificable como la rama fundamental de una ciencia integrada de la comunicacin, para la cual, su carcter de investigacin metdica dentro de la naturaleza y constitucin de los cdigos, proporciona un contrapunto imprescindible (Sebeok, 2001:27-28).

Esto complica grandemente el asunto porque implica no una lectura semitica del estudio de la comunicacin o lo que ha sucedido histricamente con l, sino que implica algo distinto, el establecimiento de un marco epistemolgico desde el que se conceptualiza no slo al estudio de la comunicacin, sino al objeto comunicacin de una forma especfica. La distincin opera entonces en tres niveles. El primero se refiere al objeto comunicacin, el segundo se refiere a los estudios que tienen precisamente como objeto a la comunicacin y el tercero es el nivel de los sujetos inmersos en ese proceso de investigacin. Pues bien, la semitica, a partir de la construccin del objeto comunicacin, tiene la posibilidad de transitar por los tres niveles. Las implicaciones son serias, pues enfrentan en el proceso de construccin de un sistema de pensamiento a la semiosis y a la comunicacin, discusin que Dario Martinelli resuelve a partir del cuestionamiento por la propia naturaleza de la investigacin semitica. Segn Martinelli, lo que normalmente sucede es que nosotros tendemos a identificar la semiosis con la comunicacin, slo porque sta ltima es la ms evidente y predecible manifestacin de la primera. Pero en el fondo, la comunicacin es una forma de semiosis, no el todo de ella (Martinelli, 2007:20). Esta postura hace emerger una pregunta central, a saber, cul es la diferencia entre semiosis y comunicacin? Aunque por ahora no es posible dar una respuesta definitiva, por lo menos podemos afirmar que en la medida en que podamos dar respuesta a esta pregunta estaremos mirando necesariamente en alguna de las siguientes direcciones: a) en el pensamiento y fundamentacin semitica de la comunicacin o, b) en la fundamentacin de la propuesta cientfica de la comunicacin. Este es un segundo lmite de la investigacin y un primer cuestionamiento que la semitica le plantea al proyecto de la Comunicologa General.

Por otro lado, es importante aclarar que las dos direcciones no estn peleadas, sino que pueden ser integradas, pero esta integracin requiere que las propuestas, para poder ser comparadas, den cuenta de su estructura, especifiquen su sistema conceptual, aclaren su genealoga y evidencien su objeto de estudio. Slo en esta medida se puede vislumbrar un verdadero dilogo entre el campo de investigacin semitico y el campo de estudio comunicativo. La tarea consiste, por tanto, en buscar esas propuestas tericas en el campo de estudio de la comunicacin o completar crticamente aquellas que ya existen. Ms an, la discusin tiene que moverse de los manuales a las propuestas tericas. El problema es que la semitica con la que se ha trabajado en comunicacin es aquella propuesta en los aos sesentas y setentas, en trabajos representativos como los de Roland Barthes y Umberto Eco, as que por un lado habr que recuperar el movimiento contemporneo de la semitica y, por otro lado, recuperar algunas lneas de pensamiento que en realidad nunca fueron incorporadas, como es el caso de la propuesta peirceana. Este punto hace emerger el cuestionamiento sobre el encuentro de dos puntos de vista generales: el semitico y el comunicolgico.

En 1996 Jean-Marie Klinkenberg afirmaba que el signo instituye una cierta correlacin entre una porcin material del universo y una porcin conceptual del universo conceptual y, al hacerlo, estructura el universo. Por otro lado, estos dos rasgos deben considerarse simultneamente (ciertas definiciones laxas no insisten ms que en uno de esos dos aspectos: pero no slo los signos estructuran el universo, y hay correlaciones que no son semiticas), principio que lo llev a afirmar que puesto que la semitica se ocupa de la estructura del universo por lo menos en tanto que semitica general su tarea es entonces responder a la pregunta: cmo conocemos el mundo? (Klinkenberg, 2006:51). Como se puede observar, lo que klinkenberg est planteando es una ciencia general capaz de estructurar desde pequeos elementos discretos hasta unidades generales, universales, pero al mismo tiempo la sita al nivel epistemolgico del cuestionamiento por cmo conocemos y no por qu conocemos, es decir, es una configuracin cercana a la psicognesis. Por lo tanto, hay algo ms general que la semitica general o es un nivel de complejidad formal al que toda ciencia debe aspirar? Es posible hablar de una teora semitica unificada, de una Semitica General? La posicin anterior implica una forma de construccin de conocimiento al nivel de estructuras cognitivas individuales, pero qu hay del mundo social, de la sociognesis? Por otro lado, en lo que se refiere a la comunicacin, es la semitica una parte de la comunicologa o es un punto de vista a tomar en cuenta en la construccin de cualquier ciencia, incluyendo a la Comunicologa? Es la Comunicologa la formalizacin semitica de la comunicacin?

La reduccin instrumental de la que ha sido objeto la semitica al relacionarse con otras ciencias y disciplinas cientficas, y en particular con el estudio de la comunicacin, tiene que ver con la dificultad de pasar de los modelos formales a los referentes empricos: si no hay referentes empricos la Semitica es slo lgica, formalidad de la retrica y de la expresin lingstica. Pero por otro lado, si hay referentes empricos la Semitica es un recurso de formalizacin para la construccin conceptual y terica. En este sentido, segn Jess Galindo, la situacin es la siguiente. La comunicacin puede ser concebida por la Semitica, por tanto hay una teorizacin posible de la comunicacin desde ese punto de vista. Pero por otra parte la comunicacin tambin puede ser concebida como algo que no est dentro del programa semitico, por tanto exige a la Semitica algo que no tiene. Y en un tercer lugar la comunicacin desde una perspectiva sistmica, ciberntica, se mueve en una configuracin alterna a la Semitica, pero puede apoyarse en ella para ciertos ejercicios de precisin en la configuracin formal

. Sin embargo, lo que un primer asomo a la interseccin semitica-comunicacin ha mostrado es que la semitica presente en los estudios en comunicacin, es decir, la Semitica como fuente histrica y cientfica de la comunicacin no es clara y, en muchos casos, es inexistente. Por lo tanto, se puede aspirar a esa formalizacin sistmica sin la Semitica histrica, sino con la reflexividad formal de todo proceso de complejizacin reflexiva sobre la representacin del mundo y su conceptualizacin estructurada en sistemas de significacin. Entonces, es la Semitica una ciencia, o es un nivel de organizacin de la informacin formalizada?

Una primera hiptesis sugera la inexistencia de la semitica en los estudios de la comunicacin, por lo menos como punto de vista formal, dado que su presencia instrumental (metodolgica) es innegable. Lo anterior sugiere un movimiento hacia el reconocimiento de las fuentes histricas y cientficas de la propia Semitica, es decir, hace falta identificar dnde cada una de las rutas genealgicas propuestas han sido desarrolladas, completadas o negadas por otros (Piaget y Garca 2004), el reconocimiento de los objetos de cada una de ellas as como la genealoga de cada autor; lo cual supone un extenso trabajo an por desarrollar. Para la Comunicologa General an no queda claro si la semitica es un nivel de configuracin formal de todo sistema de conocimiento de lo particular, o es algo distinto. Sin embargo, la hiptesis de trabajo se inclinada hacia lo primero, hacia un nivel de configuracin formal de todo sistema de conocimiento de lo particular, de ah que puede haber Semitica de todo objeto particular, configurndolo en un nivel formal. Pero por otro lado, el problema de la comunicacin es el inverso, en cierto sentido. Es un objeto de estudio, pero no est claro cul es el punto de vista cientfico que lo estudia. Hay varios puntos de vista que lo tienen como objeto, de ellos se puede derivar un nivel de estructuracin semitico. El resultado sera una Semitica de la comunicacin mediada por ciencias particulares y una Comunicologa General construida con la auditoria formal de la semitica. Cmo se puede apreciar, an es mucho lo que queda por indagar, clarificar, discutir y compartir. Tareas para el futuro inmediato.

La propuesta genealgica que aqu hemos presentado no es la nica posible y mucho menos se encuentra acabada, sino que es un apenas un apunte, un bosquejo de un mapa posible, as que la tarea de reconstruccin e indagacin histrica es todava una tarea que se encuentra en proceso, sin embargo, ya es posible comenzar a formular algunas hiptesis al respecto y trazar rutas posibles para su posterior desarrollo. La primera de esas tareas implica profundizar en la semitica contempornea, en su movimiento y contacto con la memtica, con las ciencias cognitivas y con la ciberntica, pero tambin recuperar las propuestas explcitas de teoras de la comunicacin nacidas de la re-lectura de autores clsicos, como es el caso de lo sucedido con Peirce, exploracin que seguramente abrir nuevos caminos por donde transitar. Por otro lado, una segunda tarea ser ir afinando cada vez ms las implicaciones de la relacin de la semitica con el estudio de la comunicacin y con la Comunicologa, pues siempre aparece la pregunta por la pertinencia de su relacin. Semitica y Comunicologa: para qu? Por ltimo, de lo que tratan las siguientes lneas es precisamente de bosquejar estas dos tareas que aqu slo hemos planteado brevemente, se trata pues, de proponer rutas posibles que nos acerquen a la clarificacin de algunas de las preguntas que aqu hemos venido planteando. Una vez ms, los que planteamos no son ni los nicos caminos que se pueden seguir ni los ms importantes, sino tan slo algunos que vislumbramos como posibles y algunas reflexiones como inaplazables.

A finales de los aos ochentas la revista Dilogos de la Federacin Latinoamericana de Facultades de Comunicacin Social (FELAFACS) public su nmero 22, el cual tuvo como centro la discusin del estado de la Semitica en Amrica Latina en su relacin con la comunicacin social. Lo que resultaba interesante del recuento es que los trabajos que se presentaron tuvieron como eje fundamental la relacin de la semitica con el nivel institucional, las escuelas de enseanza y los planes de estudio de comunicacin de algunas universidades latinoamericanas. Lo anterior supone que ya existen una serie de trabajos de reconstruccin histrica que permiten dar cuenta de los actores, los lugares y el tipo de produccin semitica que se ha desarrollado especficamente en Mxico y en Amrica Latina

. Pero an queda el trabajo de descripcin ms fino, el propiamente epistemolgico en el que se den cuenta de las genealogas de autores, conceptos y teoras, que den cuenta explcitamente del tipo de relacin que se ha establecido entre la Semitica y el estudio de la comunicacin, es decir, hace falta una revisin histrica crtica que deconstruya lugares comunes pero que proponga bases firmes sobre las que se pueda comenzar a construir otro tipo de relaciones, relaciones cuya caracterstica principal sea la evidencia de su estructura.

Pero el trabajo histrico y reconstructivo es apenas un primer paso que tiene que ser seguido por propuestas concretas para pensar el mundo biolgico y social desde la comunicacin o desde la Semitica, que permita no slo entender su organizacin sino quiz algn da modificar su configuracin, pues de no ser as, la tarea reconstructiva y la propuesta terica no tienen sentido alguno. En la International Conference on Charles Sanders Peirce Applying Peirce del Helsinki Peirce Research Centre llevada a cabo en junio de 2007 en Helsinki, Mats Bergman, un distinguido estudioso de Peirce y de la Semitica en el mundo, afirmaba que si la Semitica de Peirce no se poda aplicar directamente a la comunicacin, entonces no deba usarse. Y en esto es precisamente en lo que consiste el reto, en pasar de los modelos formales, las deconstrucciones y crticas histricas hacia las propuestas de organizacin y teorizacin de la comunicacin, de lo biolgico, de lo social o de lo universal y, en un ltimo paso, quiz pensar en la intervencin. Slo as estaremos en posibilidad de saber con certeza si en efecto, la semitica es un proyecto no slo ajeno al estudio de la comunicacin, sino ajeno a cualquier posibilidad de estudio cientfico, si es en realidad un proyecto cientfico o si slo es especulacin filosfica.

A un par de aos del primer decenio del siglo XXI, el campo de estudio de la comunicacin sigue trabajando con modelos semiticos de los aos sesentas y setentas (como los de Umberto Eco o Roland Barthes) mientras algunas genealogas, como la peirceana, continan casi sin ser exploradas. El reto es traer la noticia del movimiento contemporneo de la semitica a los estudios de comunicacin. Por ejemplo, es necesario recuperar la investigacin comunicolgica sobre la obra de Pierce como lo plantea Ahti-Veikko Pietarinen y Mats Bergman. Segn Pietarinen (2003), la idea peirceana de comunicacin es un dilogo entre interlocutores de una naturaleza general de mente puesta sobre la base de signos, dentro de la rica pintura que emerge de una verdadera investigacin transdisciplinaria y multi-agente. Pero estos agentes no son slo abstractos sino tambin signos y as tambin mentes en una relacin autntica con los objetos, por lo que la teora de la comunicacin en Peirce sera primeramente una teora lgica. En este sentido, dado que todo pensamiento es un signo, ningn pensamiento pude evolucionar a menos que sea concebido como un dilogo (mltiple interpersonal). Una persona no es en lo absoluto individual. Un movimiento de la psicognesis a la sociognesis?

Por otro lado, para Mats Bergman (2000), la semitica pura est nicamente preocupada por las condiciones abstractas de la representacin y la verdad, y considera que la comunicacin no es un problema (rea) filosfico, por lo que sera mejor dejrselo a las ciencias especiales. Entonces Semitica pura vs. Semitica aplicada? El punto es que la crtica de la idea de comunicacin se olvida de la conexin con el resto del pensamiento peirceano como por ejemplo, el pragmaticismo. El reto aqu es la recuperacin de la discusin posterior sobre teora de la comunicacin y pensamiento peirceano. De esto hay un primer apunte, pero todava no hay una consecuencia de su propuesta (Jensen, 1997). La semitica es supuestamente un modo de investigacin estrictamente filosfico mientras que la investigacin en comunicacin parece implicar un tipo de investigacin emprica de los hechos sociales, de ah la importancia del pragmatismo y de las dimensiones empricas de las que ya hemos hablado. Lo anterior corresponde a la indagacin en el pensamiento peirceano, pero la semitica no se agota ah, sino que se expande a diversos espacios de investigacin, siendo uno de ellos la ciberntica y el pensamiento sistmico. Es desde este contexto que Brier Sren (2006) denuncia la necesidad de marcos trans-cientficos para la investigacin interdisciplinaria y desde donde propone la integracin de la ciberntica de segundo orden, la autopoiesis y la biosemitica, es decir, propone un marco en donde la informacin sea vista como parte del desarrollo de la inteligencia viva, un marco cibersemitico. Este es sin duda un reto para el proyecto de la Comunicologa General, la integracin de la semitica y la ciberntica, una semitica sistmica, es decir, es la cibersemitica un marco mucho ms general que la Semitica General? Es el marco sistmico que la Comunicologa necesita? Ms an, la semitica comienza su relacin con reas que la Comunicologa recin ha comenzado a explorar como lo es la propuesta de la memtica: los signos y los memes (Deacon, s/f).

. Como se puede ver la tarea no es simple pues cada una de las fuentes del pensamiento en comunicacin tiene su propio nivel de complejidad adems de que han aparecido otras ms en el horizonte

. Dentro de la semitica se desarrollan discusiones a profundidad sobre la dimensin ontolgica y epistemolgica de la semitica y la comunicacin en estudios que van desde Charles Morris, Thomas A. Sebeok hasta llegar a Dario Martinelli, lo mismo que desde Roman Jakobson, Roland Barthes hasta la sociosemitica de M. A. K. Halliday y Eric Landowski. El Instituto Internacional de Semitica en Finlandia, uno de los ms importantes en el mundo sobre produccin y reflexin semitica, tiene en Ero Tarasti a uno de sus mximos exponentes, en quien podramos sintetizar mucho del pensamiento semitico contemporneo, pero a quien podramos adjudicar tambin algunas de las principales reflexiones sobre la relacin entre semitica y comunicacin. En EE.UU., Richard Lanigan funda en aos recientes el International Communicology Institute, centrado en la reflexin de cuatro dimensiones comunicolgicas: el nivel intrapersonal, interpersonal, grupal e intergrupal, pero desde un punto de vista semitico y fenomenolgico. En sntesis, hay un movimiento global dentro de la semitica que ha puesto en el centro de la discusin el binomio semitica-comunicacin e inclusive, ha hecho emerger la nocin de Comunicologa en el mundo.

En este sentido, la ltima tarea que por ahora alcanzamos a vislumbrar es aquella que le compete exclusivamente a la Comunicologa General, pues, como ya hemos dicho, su principal reto es formular un punto de vista que no sea redundante con ninguna de la fuentes histricas y cientficas de las que se nutre y, por supuesto, que no sea redundante ni con los objetos de la semitica ni con los objetos que se han estudiado en los as llamados estudios de la comunicacin. Este es un reto formidable, pero del que ya se est en posicin de bosquejar las primeras ideas. Con esto ltimo lo que se evidencia es que an es mucho lo que queda por decir sobre la relacin entre la semitica y la comunicacin, sobre la comunicacin misma, sobre la propuesta semitica en su relacin con la Comunicologa y sobre la Comunicologa misma. Finalmente, a estas tareas se pueden sumar aquellas preguntas que hemos venido planteando a lo largo de la presentacin, pues todas ellas representan eslabones que van a permitir enfrentar estos retos con elementos analticos y marcos conceptuales bien definidos. Como se puede observar, la historia an continua.

BECERRA Villegas, Jess (2005). La semitica como metodologa en las ciencias sociales en LOZANO Rendn, Jos Carlos (2005). La comunicacin en Mxico: diagnsticos, balances y retos. Mxico: ITESM, CONEICC, pp. 133-146.

BERGMAN, Matts (2004). Fields of signification. Explorations in Charles S. Peirces theory of signs. Vanta: Philosophical Studies from the University of Helsinki.

BERGMAN, Matts (2000). Reflections on the role of the communicative sign in semeiotic en Transactions of the Charles S. Peirce Society: A Quarterly Journal in American Philosophy XXXXVI, No.2, pp. 225-254.

BLANCO, Desiderio y Ral Bendezu (1988): Semitica y comunicacin. Correlaciones en Di-logos de la Comunicacin No. 22. Per: FELAFACS. . Disponible en

BRIER, Sren (2006). Cybersemiotics. Why information is not enough! A Trans-Disciplinary Approach to Information, Cognition and Communication Studies, Through an Integration of Niklas Luhmanns Communication Theory with C. S. Peirces Semiotics. . Disponible en

CHALMERS, Alan F. (1982). Qu es esa cosa llamada ciencia? Una valoracin de la naturaleza y el estatuto de la ciencia y sus mtodos. Mxico: Siglo XXI Editores.

DEACON, Terrence W. (s/f). Editorial: Memes as Signs. The trouble with memes (and what to do about it) en The Semiotic Review of Books, volumen 10(3) . Disponible en

DEELY, John (2006). History of Semiotics en BROWN, Keith (Editor in chef) Encyclopedia of Language Linguistics, 2nd Edition. London: Elseiver, pp. 216-229.

FUENTES Navarro, Ral (1998a). La emergencia de un campo acadmico. Continuidad utpica y estructuracin cientfica de la investigacin de la comunicacin en Mxico. Mxico: UdeG, ITESO.

GALINDO Cceres, Jess (coordinador) . Comunicacin, Ciencia e Historia. Fuentes cientficas histricas hacia una Comunicologa posible. Madrid: McGraw Hill.

GALINDO Cceres, Jess (coordinador) . Historia de la Comunicologa posible. Las fuentes de un pensamiento cientfico en construccin. Mxico: Universidad Iberoamericana-Len.

GALINDO Cceres, Jess (2005b). Notas para una comunicologa posible en KARAM, Tanius. Mirada a la ciudad desde la comunicacin y la cultura. Mxico: UACM, pp. 27-69.

GIMATE-WELSH, Adrin S. (1988): Semitica y comunicacin en Amrica Latina: el caso de Mxico en Di-logos de la Comunicacin No. 22. Per: FELAFACS, pp. 6-13.

GREIMAS, Algirdas-Julien y Jacques Fontanille (2002). Semitica de las pasiones. De los estados de cosas a los estados de nimo. Mxico: Siglo XXI Editores, Benemrita Universidad Autnoma de Puebla.

LOTMAN, Iuri (1998). La semiosfera II. Semitica de la cultura, del texto, de la conducta y del espacio. Frnesis Ctedra. Madrid: Universitat de Valncia.

LOZANO Rendn, Jos Carlos (1996). Teora e investigacin de la comunicacin de masas. Mxico: Pearson, Alhambra Mexicana.

MARTINELLI, Dario (2007). Zoosemiotics: proposals for a handbook. Acta Semitica Fennica XXVI. Helsinki, Imatra: Finnish Network University of Semiotics, International Semiotics Institute, Semiotics Society of Finland.

McQuail, Denis (2004): Overview of the Handbook, DOWNING (ed.) The SAGE Handbook of Media Studies. London, Thousand Oaks, New Delhi: Sage, pp. 1-16.

McQuail, Denis (2002). Origins and development of the field of study, McQuails Readers in Mass Communications Theory. London, Thousand Oaks, New Delhi: Sage, pp. 1-20.

PETERS, John Durham (1986). Institutional sources of intellectual Poverty in communication research en Communicaction Research, Vol. 13 No. 4. Sage Publications, pp. 527-559.

PIETARINEN, A. Veikko (2003). Peirces Theory of Communication and its Contemporary Relevance, en NYRI Kristof (ed.), Mobile Learning. Essays on Philosophy, Psychology and Education (2003) . Disponible en

QUEZADA Macciavello, Oscar (1988): Semitica y comunicacin social en el Per en en Di-logos de la Comunicacin No. 22. Per: FELAFACS. . Disponible en

RANTALA, Veikko (1992). A philosophical introduction to semiotics: theories of symbols en TARASTI, Eero (1992). Center and periphery in representations and institutions. Acta Semitica Fenica I. Imatra, Finland: The International Semiotics Institute.

SNCHEZ RUIZ, Enrique E. (2002): La investigacin latinoamericana de la comunicacin y su entorno social: notas para una agenda, en Di-logos de la Comunicacin No.64. Lima: FELAFACS, pp. 24-36.

SANTAELLA Braga, Lucia (1992). General and special semiotics: toward a global perspective en TARASTI, Eero, Center and periphery in representations and institutions. Acta Semitica Fenica I. Imatra, Finland: The International Semiotics Institute, pp, 31-44.

SILVA, Armando (1988). La semitica y comunicacin social en Colombia en Di-logos de la Comunicacin No. 22. Per: FELAFACS. . Disponible en

VIDALES Gonzles, Carlos E. . La semitica/semiologa como fuente histrica cientfica de una Comunicologa posible en GALINDO Cceres, Jess (coord) (en prensa). Comunicacin, Ciencia e Historia. Fuentes cientficas histricas hacia una Comunicologa posible. Madrid: McGraw.

VIDALES Gonzles, Carlos E. . La semitica como fuente histrica cientfica de una Comunicologa posible en GALINDO Cceres, Jess (coord.) (en prensa). Historia de la Comunicologa posible. Las fuentes de un pensamiento cientfico en construccin. Mxico: Universidad Iberoamericana-Len.

VIDALES Gonzles, Carlos E. (2007a): Semitica de primer y segundo orden. La propuesta sociosemitica de Klaus Bruhn Jensen y la comunicologa en Razn y Palabra, Nmero 57 Disponible en

VIDALES Gonzles, Carlos E. (2007b). La semitica: de un programa de posibilidades al pensamiento semitico de la comunicacin. Memorias del XIX Encuentro Nacional de la Asociacin Mexicana de Investigadores de la Comunicacin AMIC, 2007. Mxico: AMIC.

VIDALES Gonzles, Carlos E. (2006a). La semitica como matriz de estudio de la comunicacin en UNIrevista Vol. 1, No. 3. So Leopoldo, Brasil: UNISINOS, Universidade do Vale do Rio dos Sinos. Tambin disponible en:

VIDALES Gonzles, Carlos E. (2006b). Semitica y comunicacin, una relacin problemtica. Memorias del XVIII Encuentro Nacional de la Asociacin Mexicana de Investigadores de la Comunicacin AMIC, 2006. Mxico: AMIC.

VILCHES, Lorenzo (1988): Algo ms que buena vecindad entre semitica y comunicacin de masas en Di-logos de la Comunicacin No. 22. Per: FELAFACS. . Disponible en

Segn Immanuel Wallerstein (2004), la fsica Newtoniana que haba regido desde finales del siglo XVII hasta finales del siglo XIX, describa un universo en el que todo suceda de acuerdo con una ley, un universo fuerte, compacto y organizado en el que el futuro dependa estrictamente del pasado y en el que todo hecho o fenmeno se encontraba no slo en equilibrio, sino que posea una estructura especfica. La labor del investigador era por tanto, descifrar esa estructura y las leyes que la regan. Esta forma de pensamiento se extendi ms all de la fsica permeando a casi todas las disciplinas cientficas, entre ellas las nacientes ciencias sociales. Pero esta actitud cambi sustancialmente a finales del siglo XIX producto principalmente de los avances en la fsica, desde donde la base Newtoniana rgida fue modificada y, en muchos casos, descartada. En este sentido, en lugar de las certezas, aparecieron las probabilidades; en lugar del determinismo, el caos determinista; en lugar de la linealidad, la tendencia a alejarse del equilibrio y a la bifurcacin; en lugar de las dimensiones de enteros, los fractales, en lugar de la fsica clsica la fsica cuntica. Lo que sucedi fue que todas aquellas certezas que se tenan en el pasado sobre el mundo fsico o natural comenzaron a ponerse en duda y, por lo tanto, tambin aquellas que se tenan sobre el mundo de lo social. Segn Wallertein, este fue el contexto histrico que permiti a los cientistas sociales estar por primera vez en posibilidad de considerar seriamente el enunciado de sentido comn que con tanto rigor y vehemencia haban rechazado, la idea de que el mundo social es un terreno intrnsecamente incierto.

Aunado a este primer panorama histrico en las ciencias sociales, Wallerstein reconoce un elemento contemporneo ms, la emergencia de los llamados Estudios Culturales devenidos de las humanidades y de las Ciencias de la Complejidad devenidas de las ciencias naturales. Si bien en los sistemas histricos pasados sean cuales fueren sus sistemas de valores y los grupos en los que recaa la responsabilidad principal de la produccin y reproduccin del saber todo el saber se consideraba unificado en el nivel epistemolgico. Lo que tenemos hoy es un escenario diferente, el reconocimiento de la existencia no de una, sino de varias epistemologas y por lo tanto la necesidad de nuevas categoras de organizacin. Sin embargo, Wallerstein reconoce que no todas las complicaciones en las ciencias sociales son de orden epistemolgico, sino que hay algunas ms que pertenecen a un orden diferente, a un orden social de organizacin del los saberes y a los sujetos inmersos en la prctica de investigacin, docencia y formacin de futuros cientistas sociales (como parece ser el caso del estudio de la comunicacin). Finalmente dentro de esas ciencias de la complejidad de las que habla Wallerstein, y que nacen propiamente en el siglo XX producto de ese gran movimiento cientfico, podemos encontrar la propuesta de la Ciberntica (Wiener, 1982 y 1954), la de la complejidad de Morin (2003), entre muchas otras.

Uno de los textos claves de Wilbur Schramm es su compilacin dirigida y publicado en 1963 bajo el ttulo La ciencia de la comunicacin humana (Vase Schramm, 1963). Este mismo texto te encuentra traducido al espaol y publicado por la editorial Trillas.

Las fuentes histricas y cientficas se derivan, por tanto, de lo que el propio campo de la comunicacin identifica como fuentes de su propia historia. Las fuentes identificadas son: la Sociologa Funcionalista, la Sociologa Fenomenolgica, la Sociologa Crtica, la Sociologa Cultural, la Psicologa Social, la Economa Poltica, la Semitica, la Ciberntica y la Lingstica (Galindo, 2005a y Galindo, Karam y Rizo, 2005). Sin embargo, es importante hacer notar que en un primer apunte la fuente Semitica y Lingstica se encontraban integradas en un sola fuente, la Semio-Lingstica, lo mismo que las fuentes correspondientes a la Sociologa Crtica y a la Sociologa Cultural, las cuales se encontraban integradas en la fuente Sociologa Crtico-Cultural. Esta distincin es importante porque la fuente sobre la que profundizaremos en este trabajo ser la fuente Semitica, dejando de lado la Lingstica.

La propuesta conceptual toma como base la definicin presentada en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, el cual la defini como una ciencia interdisciplinaria que estudia la comunicacin en sus diferentes medios, tcnicas y sistemas. Sin embargo, la perspectiva que sigue la propuesta de la comunicologa posible es la sistmica, desde donde se define como el estudio de la organizacin y composicin de la complejidad social, en particular, y la complejidad cosmolgica en general. De acuerdo con la perspectiva constructivo-analtica de los sistemas de informacin y comunicacin que las configuran (Galindo, 2005b:39).

Pos supuesto se pueden sugerir otras clasificaciones e incluir otro tipo de bibliografa, pero es importante hacer notar que la clasificacin que planteamos tiene nicamente fines expositivos y hacer evidente el hecho de que hay ms de una forma de organizar el desarrollo de la semitica, es decir, su propia historia.

El Curso de Lingstica General de Ferdinand de Saussure es el resultado de la recuperacin de los apuntes de clase que Ch. Bally y A. Sechehaye hicieron producto de los cursos de lingstica que Saussure imparti entre 1907 y 1911 en la Universidad de Ginebra. El Curso fue publicado finalmente en 1916, cuatro aos despus de la muerte de Saussure.

Aunque su trabaj nunca sigui una nica lnea, muchos de sus pensamientos se encuentran ordenados en los Collected Papers of Charles Sanders Peirce editados por Charles Hartshorne y Paul Weiss y publicados por la Universidad de Harvard entre 1931 y 1935. Es importante mencionar que la tarea de ordenamiento y sistematizacin (para su posterior publicacin) de los trabajos que Peirce escribi a lo largo de su vida aun est en proceso a travs de un proyecto colectivo denominado The Peirce Edition Proyect coordinado por el Institute For American Thought, Indiana University y Purdue University Indianapolis. Para ms informacin se puede consultar la siguiente pgina en internet:

Escuela de Tartu tiene sus fundamentos en un movimiento mucho mayor conocido como Formalismo Ruso, nacido en es Unin Sovitica a principios del siglo XX en torno al llamado Crculo Lingstico de Mosc y al grupo de Leningrado, los cuales no eran en un comienzo ms que pequeos grupos de discusin en los que los jvenes fillogos intercambiaban sus ideas acerca de los problemas fundamentales de la teora literaria. As, con la perspectiva de buscar nuevos caminos y nuevas posibilidades en lingstica, potica y en mtrica para aplicarlos en primer lugar al folklore, se fundo en 1915 el Crculo Lingstico de Mosc y con estas orientaciones se estableci su programa. Uno de los principales propsitos del formalismo ruso era, por tanto, el estudio cientfico de la literatura, basado en la conviccin de que dicho estudio era posible. En palabras de Eikhenbaum: la teora es solamente una hiptesis de trabajo en nuestras investigaciones. Con su ayuda tratamos de sealar y comprender los hechos y descubrir su carcter sistemtico, gracias al cual llegan a convertirse en materia de estudio. Preferimos establecer principios concretos y atenernos a ellos en la medida en que puedan ser aplicados a una materia determinada. Pero si esa materia exige una complejizacin o una modificacin de nuestros principios, no dudamos en efectuarlas. Entre sus principales exponentes se encuentran Vctor Sklovski, B. M. Eikhenbaum, Yuri Tinianov, Vladimir Propp, Jan Mukarovsky y Roman Jakobson. Sin embargo, lo que estos autores afirmaron sobre los sistemas literarios se aplicar ms tarde a otros sistemas de significacin, es decir, que se desarrolla toda una teora semitica rusa aplicable no slo a textos verbales sino a todos los procesos culturales que, por tanto, son asumidos como procesos semiticos. Es as que desde 1964 la Universidad de Tartu se convirti en el lugar en donde se habran de discutir las cuestiones de semitica. Los simposios destinados a la discusin de los problemas de semitica en la Universidad de Tartu recibieron el nombre de Escuela de Verano. El organizador de la primera Escuela de Verano fue Iuri M. Lotman en su calidad de responsable de la ctedra de literatura rusa, y es a partir de esta Escuela que se puede hablar claramente de una semitica de la cultura y, por tanto, de una semitica rusa.

Para una exposicin ms detallada de cada una de las genealogas y de los principios constructivos podrn consultarse los dos trabajos del autor en prensa . Sin embargo, es importante hacer notar que toda reconstruccin necesariamente integra algunos autores y elimina otros, lo cual no quiere decir que los segundos sean menos importantes que los primeros, sino nicamente que los primeros cumplen unos criterios epistemolgicos de anlisis y los segundos no. Por lo tanto, se podrn notar la ausencia de algunos autores de suma importancia que aqu no sern nombrados.

Para Mario Bunge, los objetos conceptuales o constructos son una creacin mental aunque no un objeto mental psquico tal como una percepcin, un recuerdo o una invencin, de los que se distinguen cuatro tipos: conceptos, proposiciones, contextos y teoras. En este sentido, los conceptos son los tomos conceptuales, las unidades con las que se construyen las proposiciones, las cuales satisfacen algn clculo proposicional y que, por aadidura pueden ser evaluados en lo que respecta a su grado de verdad, an cuando de hecho no se disponga an de procedimientos para efectuar tal evaluacin en algunos casos. Por su parte, el contexto es un conjunto de proposiciones formadas por conceptos con referentes comunes y, por lo tanto, una teora es un conjunto de proposiciones enlazadas lgicamente entre s y que poseen referentes en comn (Bunge, 2004:55). En este sentido, haba que identificar la forma en que la comunicacin apareca, ya fuese dentro de una proposicin, como elemento contextual o dentro de un principio terico.

Por ejemplo, el Noveno Congreso de la International Association for Semiotic Studies (IASS/IAS) llevado a cabo en Finlandia en junio de 2007, tuvo como tema central a la comunicacin, expresado en su ttulo Communication: understanding/missunderstanding. Inclusive, ms llamativo an es la presencia de mesas de trabajo bajo el ttulo Communicology. Tambin es de llamar la atencin la fuerte presencia de la reflexin sobre comunicacin en la International Conference on Charles Sanders Peirces Thougth Applying Peirce convocada por el Helsinki Peirce Research Centre en coordinacin con al Universidad de Helsinki y la Philosophical Society of Finland. Es decir, la bsqueda de la comunicacin en el pensamiento peirceano.

Reconocemos tambin la fuerte influencia de los trabajos de la matriz Lingstica y de anlisis del discurso desarrollados en Francia e importados a Amrica Latina a travs de los investigadores formados en ese pas. Sin embargo, este es un punto sobre el que an nos hace falta reflexionar ms detenidamente.

Por ejemplo, la pragmtica en Peirce no es la relacin de los signos con los sujetos o intrpretes y tampoco es entendida como la teora de la accin, sino, un mtodo de investigacin que permite abstraer y llegar a lo fundamental de los conceptos cientficos e identificarlos mediante un proceso de abduccin. De hecho, previendo esta confusin el mismo Peirce haba planteado el trmino pragmaticismo. A esto habra que agregar que en la construccin del signo en Morris interviene el intrprete, caso contrario a la concepcin de Peirce en donde no es necesaria la intervencin de ste. En sntesis, mientras que Peirce parece centrar su atencin en el objeto como determinante del signo y del interpretante, Morris parece colocar el centro de su atencin en los usuarios de los signos y en concreto en los intrpretes. Mientras que Peirce contempla la funcin sgnica desde una perspectiva que parte de la consideracin de la accin de un objeto que produce o puede producir cierto efecto en un intrprete por la mediacin de un signo, Morris parece mirar en el sentido contrario y tener en cuenta ese efecto como determinante de la existencia del signo (Blasco et al, 1999:69).

Para esta primera aproximacin se tomaron como objeto de estudio todos los trabajos listados bajo el descriptor semitica en el Catlogo de Documentacin en Ciencias de la Comunicacin, cc-doc, lo cual conform un corpus inicial de 132 documentos, la gran mayora de ellos de autores mexicanos o producidos en Mxico.

Segn Jorge Lozano, en la introduccin que hace al trabajo de Lotman (1999), desde los aos sesentas, en estas ms de tres dcadas de investigaciones semiticas se ha ido modificando y redefiniendo el propio campo de la disciplina que comenz considerndose justamente la ciencia de la comunicacin, fue desarrollndose en un ambicioso proyecto de crear una tipologa de la cultura y ltimamente ha ido perfilando una teora e historia de la cultura como el propio Lotman define a la semitica estableciendo nuevas fronteras y revisando o rechazando sus propios conceptos, rehusando la pesadilla de la ortodoxia metodolgica como gustaba decir (Lozano en Lotman, 1999:I).

Notas personales y comentarios explcitos de Jess Galindo al trabajo desarrollado de la fuente Semitica. Algunas ideas del prrafo siguiente pertenecen tambin a este proceso de dilogo y discusin.

Para el caso de Mxico vase Gimate-Welsh (1988), para el de Per, vase Quezada (1988), para el de Colombia vase Silva (1988). Tambin pueden consultarse los textos de Blanco y Bendezu (1988) y Vilches (1988) ambos relacionados con la semitica y la comunicacin.

Slo para recordar, las fuentes histricas y cientficas con las que el proyecto de la Comunicologa se encuentra trabajando son la Sociologa Funcionalista, la Sociologa Fenomenolgica, la Sociologa Crtica, la Sociologa Cultural, la Psicologa Social, la Economa Poltica, la Semitica, la Ciberntica y la Lingstica.





 

 

  • Eu se tivesse uma marca aproaiia varias bandas . porque bandas se3o vitrines, para que outras pessoas se indentifiquem com elas, eu por exemplo tenho uma banda undergroud de hiphop e temos um patrocinio de uma loja de marcas famosas aqui e esta loja ja obtem um bom resultado por apostar em nosso stylo artistas lane7am modas inventam e a rapaziada se indentifica as vezes aquela colee7e3o que ne3o deu certo o artista consegue dar um toque especial naquela pee7a e vende muito..se vc tem uma marca , uma loja , apoiem bandas alternativas abrae7o a todos os leitores R-negrao projeto contem glfaten itapetininga sp

  •  

     

    Envianos tus comentarios!

    beruby.com - Empieza el día ahorrando


    1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15  

    www.cayena.herobo.com Todos los derechos reservados (semiotica y comunicologia el)